Saltar al contenido

4 consejos principales para cambiar su dinero, establecer la mente y aumentar sus ingresos

Es hora de hacer una propuesta a su cliente del servicio potencial para su producto o bien servicio. Usted sabe el tiempo que está bien y que sabe que tiene algo valioso que ofrecer. Mas sus palmas sudan y una multitud de dudas, miedos y preguntas pasan por su cabeza.

¿Qué ocurre si afirma que no?

¿Qué sucede si no puedes asistirla como piensas que puedes?

¿Qué ocurre si no piensa que merezca la pena la inversión?

¿Qué ocurre si verdaderamente no merece la pena la inversión?

¿Qué ocurre si pides demasiado?

Y al final esas dudas y miedos se apoderan de ti: embotellas la propuesta y dejas que tu cliente del servicio potencial se vaya y jamás sea de nuevo visto.

Felicidades. Usted termina de dar un paso más para transformarse en uno de esos empresarios cuyos negocios jamás lo hacen.

No hace mucho, era uno de esos empresarios asimismo. En dos mil trece di mis primeros pasos vacilantes cara el autoempleo. Hasta ese momento, solo había sido empleado y mi salario me fue entregado en un pequeño pedazo de papel al final de cada mes. No hubo incomodidad o bien incomodidad implicada. Hice mi trabajo. Me pagaron. Fácil.

Creí que la iniciativa empresarial sería más simple de lo que resultó ser. Creí que podía hacer lo que amaba y en lo que era bueno y la gente le entregaba su dinero. Realmente, no funcionó de esa forma.

Si bien sabía que apoyaba a las personas a fin de que creasen la vida que deseaban para ellos mismos a través del entrenamiento, me resultó horriblemente doloroso charlar de dinero. Como resultado, dejo que un posible usuario desaparezca en una nube de humo. Mataba mi negocio. Demonios, ¿a quién estaba engañando, ni tan siquiera tenía un negocio en ese instante?

Mas con el tiempo, la experiencia y el increíble apoyo de mi adiestrador, aprendí a sentirme cómodo pidiendo dinero. Aprendí a pasar de una charla de entrenamiento a una charla de propuesta involuntariamente correr y ocultarme. He cuadriplicado mis tarifas desde el momento en que empecé a adiestrar, y las cantidades que cargo ahora fluyen de mi boca tal y como si fuera lo más natural del planeta.

Y esto es lo que deseo para ti asimismo. Deseo que su negocio prospere y tenga éxito. Deseo que estés en el planeta, compartiendo tus dones y marcando la diferencia. Precisamos más personas que lo hagan, verdaderamente lo hacemos.

De ahí que, el día de hoy me agradaría compartir con mis mejores cuatro consejos que lo van a ayudar a mudar su mentalidad de dinero a fin de que pueda empezar a cobrar con lo que hace con confianza y sencillez.

Listo? ¡Vamonos!

1. Aprende a querer NO

 

Una de las razones por las que muchos empresarios novatos hallan bastante difícil empezar a solicitar dinero es por de qué forma piensan en la palabra “no”.

¿Qué es lo que significa para ti decir ‘no’? Si esto significa algo de lo siguiente, algo debe cambiar:

“No soy suficientemente bueno.”
“Hay algo mal conmigo”.
“Esto jamás va a marchar”.
“Absolutamente nadie deseará contratarme / adquirir mi producto o bien servicio”.
“Asimismo puedo rendirme”.
En cambio, un ‘no’ debería traer pensamientos como este a la mente:

“¿Hay algo para mí que aprender de este ‘no’?”
“O.K., esta persona no deseaba lo que ofrecía, eso está plenamente bien. ¿A quién puedo plantear ahora? “
“Oooh, bien hecho por hacer otra propuesta. Mejoro en esto “.
“Excelente, estoy un paso más cerca de conseguir un ‘sí’.
Debes aprender a separar tu valor como humano en este planeta de la palabra “no”. ‘No’ es sencillamente información y no debería haberte desplomado en un rincón con una caja de pañuelos preguntando por qué razón absolutamente nadie te ama.

Si se siente rechazado de forma demasiado personal, hágalo a sí mismo diciendo que “no” es solo información neutral. Entrar en este hábito me funcionó y a asimismo le servirá si lo hace constantemente.

dos. Conéctese a una razón más esencial para conseguir dinero

 

Aun cuando verdaderamente estaba combatiendo en mi negocio y apenas podía abonar mis cuentas, aún carecía de la motivación que precisaba para impulsarme a hacer propuestas.

No fue sino más bien hasta el momento en que un amigo me contó sobre su abuela de noventa y nueve años y de qué forma verdaderamente podría beneficiarse de tener un scooter de movilidad para darle algo de libertad y también independencia a cambio de que algo haya alterado para mí.

Oír a mi amigo charlar sobre su abuela verdaderamente me conmovió (siempre y en toda circunstancia he tenido un punto enclenque para las personas mayores) y me puse en acción inmediatamente y monté una página de donaciones para colectar dinero para un scooter. En poquísimo tiempo, tuvimos el dinero y pudimos adquirirle a la abuela de mi amigo un scooter de movilidad modesta.

Me percaté de que conseguir dinero para mí sencillamente no era una motivación suficientemente grande, mas cuando empaté haciendo dinero con algo más grande que , pude recurrir a una energía y motivación absolutamente diferentes.

Esto se ha transformado en una parte central de mi negocio: no solo gano dinero, gano dinero para respaldar a la gente y las causas que verdaderamente me importan y en las que creo. Ganar más dinero quiere decir que puedo tener más impacto en el planeta

¿Qué te importa tan de manera profunda que te va a hacer olvidar la incomodidad de hacer propuestas?

tres. Dar frente a tomar

 

Otro inconveniente esencial para los empresarios novatos es la extraña creencia de que alguien que le paga por su producto o bien servicio los priva de su dinero y los deja con menos de lo que tenían ya antes.

En verdad, lo opuesto es cierto. Cuando alguien le paga por su producto o bien servicio, gana , no perdiendo.

Cuando se esté preparando para hacer una propuesta a un cliente del servicio potencial, tenga en psique todas y cada una de las formas en que se favorecerán de su producto o bien servicio. Visualice meridianamente las formas en que ganarán.

Desde este sitio, habría de ser considerablemente más simple para hacer una propuesta fiable. Tras todo, lo que ofreces los ayudará, ¿no?

cuatro. Transformar propuestas en un juego

 

Me agrada transformar una gran parte del trabajo que hago con clientes del servicio en un reto, misión o bien juego. ¿Por qué razón? Pues saca de la cabeza a mis clientes del servicio (donde están ofuscados con su calidad) y entran en acción. Los juegos asimismo son un enorme recordatorio de que, aun si el trabajo que haces es esencial, no debes tomarlo todo tan de verdad.

Acá hay un juego veloz y simple que puedes crear para ti al hacer propuestas:

Abra una hoja de cálculo de Excel y cree 3 columnas con el nombre, cantidad propuesta y sí / no (o bien encabezados de maquillaje que sean relevantes para y su empresa).

Ahora desafíese a hacer tantas propuestas y consiga la mayor cantidad de novatos posible en una semana, un par de semanas o bien un mes. Haz un seguimiento de tus resultados y ve lo que pasa.

Con el tiempo, apreciarás 3 cosas:

 

1. Hacer propuestas se vuelve más simple y cuando consigues un “no” es tal y como si el agua estuviese a la vuelta de un pato.

dos. Hay una relación directa positiva entre el número de propuestas y el dinero ganado. Cuantas más propuestas hagas, más dinero vas a tener en tu cuenta corriente.

tres. Solicitar dinero empieza a ser … espera … ¡ameno!

Ahora vete y empieza a recoger tus no. Prosigue, te reto.